4 de agosto de 2022 11:19:44 EST | 4 Tiempo de lectura

Los beneficios de trabajar con el estándar IFC

Compartir
Los beneficios de trabajar con el estándar IFC

IFC es uno de los formatos OpenData más populares del mercado. Conoce por qué.

Los formatos OpenData son modelos de datos estándar y abiertos que facilitan la interacción entre distintos ambientes y herramientas de software BIM. Entre ellos, uno de los más utilizados en el sector de la construcción es el IFC, desarrollado por BuildingSMART.

IFC (Industry Foundation Classes) actúa como una completa descripción digital estandarizada del entorno construido, incluidos los edificios y la infraestructura civil. Es un estándar internacional abierto (ISO 16739-1:2018) y utilizable en una amplia gama de dispositivos de hardware, plataformas de software e interfaces para muchos casos de uso diferentes.

IFC define las características de los datos relacionados con el diseño, construcción, mantenimiento y operación de obras civiles, obteniendo como resultado un archivo que permite a otros profesionales acceder a la información. Le sirve al ingeniero que calcula la estructura, a quien calcula las instalaciones y a la persona que hace la licitación para ejecutar la obra, entre otros especialistas. Todos ellos parten de la misma base, y la comunicación entre ellos define ese dinamismo característico de la interoperabilidad en la metodología BIM. 

Adicionalmente, al ser un estándar no vinculado a ningún desarrollador de software en concreto, IFC no depende de las aplicaciones con las cuales se ha trabajado, por lo que se garantiza la accesibilidad de la información en el tiempo y facilita una mejor coordinación entre todas las partes interesadas. Esto significa que con IFC, cada profesional puede utilizar la herramienta de software BIM que prefiera para interactuar con los modelos digitales, sin perjuicio de que existan conflictos o incompatibilidades. 

Este modelo de trabajo, habitualmente llamado OpenBIM, garantiza un flujo de trabajo continuo, en el que cada aplicación puede leer y actualizar el archivo de datos sin fricciones ni pérdida de información, garantizando que todo el equipo esté en sintonía. Por eso se dice que IFC, y los formatos OpenData en general, son esenciales para lograr una verdadera integración de las herramientas y los equipos. 

¿Cómo se utiliza IFC? Casos de uso habituales

Hoy en día, IFC suele ser usado para intercambiar información en el marco de un proyecto constructivo. Por ejemplo: un arquitecto puede proporcionar al propietario un modelo del diseño de una nueva instalación; el propietario puede enviar ese modelo de construcción a un contratista para solicitar una oferta; y el contratista puede proporcionar al propietario un modelo construido con detalles que describen el equipo instalado e información del fabricante. 

Pero IFC también se puede utilizar como un medio para archivar información de un proyecto, ya sea de forma incremental durante las fases de diseño, adquisición y construcción, o como una base de datos para propósitos de operaciones y preservación a largo plazo.

Los datos IFC también se pueden exportar en varios formatos, como XML, JSON y STEP, y se pueden transmitir a través de servicios web, o gestionar de forma centralizada a través de bases de datos vinculadas. Los proveedores de software BIM más importantes del mercado son compatibles con IFC, y permiten exportar, importar y transmitir datos en algún formato IFC. 

Finalmente, IFC es uno de los formatos más elegidos por los grandes desarrolladores de bibliotecas de objetos BIM. Los objetos BIM son representaciones virtuales de productos y materiales que se utilizan en la construcción, y que son clave para el desarrollo de los modelos digitales BIM. Estos objetos se agrupan en “familias” y poseen información bien definida para que arquitectos, ingenieros o constructores puedan utilizarlos en sus proyectos, ahorrando tiempo a la hora de diseñar, o solicitar los materiales necesarios para su construcción.

Sigamos impulsando los formatos OpenData

Los estándares abiertos prometen grandes beneficios para la innovación, toda vez que facilitan la colaboración y permiten sacar más provecho de las tecnologías digitales como BIM. ¡La colaboración está impulsando la industria!

Por ello, es muy importante seguir hablando de estos temas, e incorporar cada vez más este tipo de soluciones en nuestro trabajo diario para formar equipos de trabajo fuertes, a la altura de los desafíos actuales.

hoja de ruta BIM

 

Artículos relacionados

echeverrimontes/blog

El 3DCP busca revolucionar el ámbito de la construcción

A pesar de que todavía tiene desafíos por delante, la impresión 3D probablemente sea uno de los...

Leer más
echeverrimontes/blog

El metaverso y la práctica de la arquitectura

El metaverso es un entorno virtual inmersivo, colectivo e hiperrealista, que promete revolucionar...

Leer más
echeverrimontes/blog

Algunos problemas habituales en las familias Revit (y cómo solucionarlos)

Desarrollar familias Revit de calidad puede no ser tan sencillo. Conoce cómo identificar algunos de...

Leer más